Mariano Azuela: El doctor de los de abajo

Literatura - Personajes

“Azuela es el Chéjov mexicano en cuanto es doctor. En todo lo demás se acerca a Gorki, con un toque del terrorífico pesimismo de Gorki, pero nada del optimismo revolucionario de Gorki…”, así describía Salvador Novo a Mariano Azuela, en la reseña que realizó con motivo de la publicación de Los de abajo en Nueva York, en una edición ilustrada por José Clemente Orozco y cuyo título se tradujo como The Underdogs.

Mariano Azuela nació en Lagos de Moreno en 1873 –el mismo año que Francisco I. Madero, de quien fue fiel seguidor-. En sus tiempos de estudiante de medicina, en Guadalajara, militó en el antiporfirismo y comenzó a escribir ficción y artículos para un periódico de la capital.

Llegó a ser jefe político de su pueblo natal. A la muerte de Madero siguió a Villa como médico militar, hasta que las tropas, perseguidas por los huertistas, fueron derrotadas y obligadas a refugiarse en El Paso, Tx. En esa época se ganó el mote de médico de la hilacha, dada la humilde extracción de sus pacientes. En ese exilio, escribe y pública Los de Abajo en 1915, novela que originalmente pasó sin pena ni gloria, pero que algunos años después sería redescubierta como su obra cumbre, en la que retrata las contradicciones de la Revolución. El doctor y su prosa fueron testigos de cómo el idealismo revolucionario se convirtió en institución.

“Tuve ocasiones sobradas para observar desapasionadamente el mundo de la Revolución. –escribió Azuela- Muy pronto la primitiva y favorable impresión que tenía de sus hombres se fue desvaneciendo en un cuadro de sombrío desencanto y pesar…”

Se trasladó a la ciudad de México en 1917, para seguir ejerciendo la medicina y las letras. Fue autor de 22 novelas, además de ensayos, cuentos, relatos y teatro. En 1949, recibió el Premio Nacional de Artes y Ciencias. Fue miembro del Colegio Nacional y murió en 1952, en una calle de la colonia Santa María la Ribera que hoy lleva su nombre.