Los de abajo: la novela al grito de guerra

Literatura - Obras

Durante su exilio, Mariano Azuela comenzó a ser víctima de su precaria situación económica. Con diez dólares en la bolsa cruzó la frontera e inició un peregrinar por las casas de editores ofreciendo la primera parte del manuscrito de Los de abajo.

Ante las negativas, y por pura necesidad, aceptó la propuesta de Fernando Gamiochipi, editor propietario del periódico El Paso del Norte, quien le ofreció tres dólares a la semana como pago de la publicación por entregas de la novela en 1915. Gamiochipi le asignó al doctor una máquina de escribir y un lugar en la imprenta para terminar la tercera parte de la historia.

Se publicaron 23 entregas, después de las cuáles se preparó una edición de mil ejemplares que vieron la luz en 1916. Se trataba de un esbelto libro, de 143 páginas, en pequeño formato que fue puesto a la venta en las oficinas del El Paso del Norte con el siguiente anuncio: “esta novela es el trasunto más fiel de la contienda civil en México. Su autor no adula a ninguno de los partidos políticos y con la verdad desnuda dolorosamente flagela el crimen y la injusticia en donde quiera que lo encuentra, sin restricción ni piedad alguna. Remita Ud. 30 centavos en giro postal, en timbres o por  express y recibirá un ejemplar de Los de Abajo”.

A finales de 1915,  Azuela aprovechó la confusión originada por la toma de Juárez por parte de los carrancistas, para entrar de nuevo a territorio mexicano y emprender su regreso a Guadalajara;  así que ni él mismo supo a ciencia cierta el destino de esos mil ejemplares de su libro –de los cuales, aparentemente, solo se vendieron cinco-, que fue prácticamente olvidado hasta 1925, año en que el Universal ilustrado lo rescató y lo publicó por entregas que causaron sensación.

El inesperado éxito de Los de abajo desencadenó la corriente de la novela de la Revolución en el país y lo convirtió en un clásico de la literatura mexicana. Ha sido traducido a diversos idiomas y, a la fecha, ha vendido más de un millón de ejemplares.